jueves, 9 de febrero de 2017

La Semana de la Moda en Nueva York arranca más política en la era Trump




Por Jennie Matthew y Thomas Urbain, AFP
La Semana de la Moda de Nueva York comienza este jueves más magra que nunca tras la partida de grandes nombres a París o Los Ángeles, y más política también bajo la sombra de Donald Trump.
Más de 230.000 personas desembarcaron en la mayor ciudad de Estados Unidos y su capital cultural para asistir al evento bianual que se celebra cada setiembre y febrero, con cientos de shows, negocios y fiestas que alcanzan los US$ 900 millones.
Mientras la mayoría de los desfiles tienen lugar en los glamorosos barrops de Chelsea y Soho, hay destinos más lejanos a los cuales estar atentos, como un viejo teatro en desuso en Harlem, corazón de la cultura afroestadounidense en Nueva York, donde exhibirá Alexander Wang.
La temporada otoño/invierno 2017 es turbulenta: Nueva York y el resto del Estados Unidos liberal se han alzado ante la presidencia de Trump. La política será el telón de fondo de las pasarelas.

Cuatro tendencias a seguir

Adiós
Tommy Hilfiger, la marca multimillonaria conocida por sus shows teatrales, lidera el éxodo a Los Ángeles, develando su segunda colección capsule en colaboración con la modelo Gigi Hadid el miércoles en Venice Beach.
También exhiben en Los Ángeles Rachel Comey, Rachel Zoe y Rebecca Minkoff, así como la casa francesa Christian Dior más adelante, en mayo.
A París se van Hood by Air y Rodarte, y Proenza Schouler les seguirá en julio tras una despedida de otoño/invierno 2017 en Nueva York el 13 de febrero.
Vera Wang ha abandonado la idea de un desfile y escogido un filme breve, que será difundido el 28 de febrero, coincidiendo con la apertura de shows en París y la ceremonia en la que recibirá el mayor honor de Francia, la Legión de Honor.
La marca DKNY estará ausente de la temporada en Nueva York, así como Fenty, la colaboración entre Puma y Rihanna de ropa urbana.
Comienzo fresco
El evento más anticipado de la semana es el inicio del diseñador belga Raf Simons como director creativo de Calvin Klein, que está unificando todas sus marcas y mostrando juntas las colecciones de hombres y mujeres.
El dominicano Fernando García y su esposa, la coreana Laura Kim, también tendrán un nuevo comienzo como nuevos directores creativos de Oscar de la Renta, enseguida después de mostrar su propia colección, Monse.
Resistencia
La moda se tornará política este año después de la victoria electoral del republicano Donald Trump. Muchos diseñadores asistieron a las marchas anti-Trump de Nueva York y Washington el 21 de enero, al día siguiente de la investidura del nuevo presidente.
El Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos se ha asociado a la organización Planned Parenthood -que impulsa el derecho al aborto- para distribuir prendedores fucsias que leen en letras mayúsculas blancas: "La moda defiende a Planned Parenthood".
Los republicanos del Congreso están determinados a retirar financiamiento a este proveedor de servicios de salud para mujeres, que según reportes ha recibido más de US$ 550 millones del gobierno en 2014, cerca de la mitad de sus ingresos totales.
Más de 40 diseñadores y marcas saldrán en defensa de Planned Parenthood, incluidos Diane von Furstenberg, Public School, Mara Hoffman, Tory Burch y Zac Posen.
Hillary Clinton, la rival derrotada de Trump y que fue apoyada por la industria de la moda, hablará en una ceremonia del Servicio Postal que anunciará una nueva estampilla en homenaje al dominicano Oscar de la Renta, a la cual se esperan asistan muchas celebridades.
Sobrevivir
La revolución del consumo que Tommy Hilfiger y un puñado de otras marcas llevaron el año pasado -ofreciendo ropa para la actual temporada y no para dentro de seis meses- parece haberse estancado. Al menos por ahora.
"Lo más decepcionante de la moda hoy es que hay tanto que está sucediendo", dijo la diseñadora Carly Cushnie, de Cushnie et Ochs, en un evento en el Fashion Institute of Technology, la célebre universidad neoyorquina de diseño de moda. "Era mejor cuando estábamos todos juntos, colaborando, en un mismo calendario".
Algunos se preguntan incluso si la semana de la moda sobrevivirá en su actual formato, ante internet, transmisiones en directo y llamados directos al consumidor que sugieren que el viejo calendario ha quedado vetusto.
"La industria de la moda debate cómo debe funcionar en la nueva era digital y en el superpoblado mundo de la venta al por menor", afirmó Christina Binkley, una excolumnista de moda de The Wall Street Journal.
"Es realmente difícil destacarse", dijo.

No hay comentarios: