martes, 7 de febrero de 2017

Nueva York cambia los áticos de lujo por generadores contra la subida del mar

El cambio climático amenaza con llevarse por delante a las ciudades costeras, y algunas urbes plantean proyectos cada vez más ambiciosos para evitarlo, como una cadena de islas y un muro protector




Crédito: Drew Angerer (Getty Images).
Mientras la subida del nivel del mar sigue amenazando a las regiones costeras de Estados Unidos, las zonas bajas y densamente pobladas como la ciudad de Nueva York se están replanteando su enfoque para el entorno construido. 
Un informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA, por sus siglas en inglés) acaba de advertir que el futuro de las regiones costeras de EEUU estará dominado por la amenaza continua del aumento del nivel del mar. En los peores casos, algunas partes del país podrían experimentar aumentos de casi 2,5 metros para el año 2100. Y, como le explicó el oceanógrafo de la NOAA William Sweets a CBS News, "el agua no sube como lo haría en una bañera, al noreste se espera que [los niveles] aumenten más rápidamente". 
La ciudad de Nueva York, en particular, se enfrenta a un grave dilema: es baja, pero aloja bienes inmobiliarios increíblemente caros. Desde 2012, cuando fue devastada por la supertormenta Sandy, la ciudad ha estudiado ambiciosos planes para defenderse ante futuros asaltos del mar. Entre ellos se incluye una gran cadena de islas artificiales y un enorme muro de defensa diseñado por el estudio de arquitectura danés Bjarke Ingels Group. 
Pero la amenaza de mareas cada vez mayores está modelando los cambios a niveles más básicos. The New York Times informa de que el riesgo de futuras inundaciones está cambiando la forma de diseñar los edificios de la ciudad. Los áticos de lujo han desaparecido, y han sido sustituidos por generadores de emergencia que no se inundarán, y que podrían proporcionar suficiente energía a sus residentes para que aguanten dentro de sus viviendas durante hasta una semana. En otras partes, se han instalado sistemas de drenaje especiales que canalizan el agua y la apartan de los cimientos, y las plantas bajas están siendo construidas con materiales que pueden tolerar las inundaciones.
Mientras tanto, Curbed informa de que también se han lanzado iniciativas fuera del distrito de Manhattan. En la isla de Broad Channel, en Queens, se está elevando el nivel de las calles para que las calzadas y aceras estén por encima de las aguas cercanas de la bahía de Jamaica. Y en otra parte de Queens, en un barrio llamado Breezy Point, se están construyendo nuevas casas sobre plataformas elevadas para salvaguardarlas de futuras inundaciones. 
Y si todo fracasa, siempre podemos echarnos al mar. El Gobierno de la Polinesia Francesa acaba de acordar considerar alojar una ciudad de islas flotantes, que llevan mucho tiempo en desarrollo en el Instituto Seasteading. El concepto consiste en pequeñas estructuras flotantes que emplearían energías renovables y acuicultura sostenible para que los habitantes se autoabastezcan en la armonía del océano.
Pero para asentamientos como la ciudad de Nueva York, esto no una opción. En su lugar, ha llegado la hora de diseñar con lo peor en mente y esperar lo mejor. 

No hay comentarios: