domingo, 21 de diciembre de 2014

El lunes final:

Día perfecto para acercarnos al último rascacielos chulo que nos quedaba por ver en Manhattan. Un clásico del cine: Chrysler Building. 
Con un día soleado, templadito de temperatura y sin una sola nube en el cielo cogimos la linea 5 y nos bajamos a la estación Grand Central Terminal, desde ella a cuatro pasos está este edifico imponente. 


Primera acercamiento.


Como no, patriotismo.

Lo único que se puede visitar del edificio es el hall. Y como no imponente:


El techo.


Debajo de Time.


Otro arbolito navideño para la colección.


Otra más del techo.


El equivalente a Correos.


Tiene cuatro pasillos como este. Con ocho ascensores en cada uno de los pasillos. En resumen 32 ascensores para que los trabajadores puedan ascender en su trabajo.


No hemos tenido opción de sacarlas tan de cerca por nosotros mismos, 
así pues una foto de otra foto.

En la guia recomiendan no olvidarse de los dos edificios de enfrente por el diseño de sus fachadas, y merece la pena dedicarles un rato a esas fachadas.


Justo enfrente.


En la otra esquina.


Las gárgolas desde las bajuras.

Ya en ruta hacia las Naciones Unidas nos cruzamos con esta torre, o más bien esta ciudad vertical.


Tudor City.


Desde Tudor City.


Reflejos.

Terminando con esta calle aparecimos casi enfrente de la sede de Naciones Unidas, y como pasa siempre con las ópticas de las cámaras de la tele... parece más grande en televisión.


A contraluz.


Reflejos sobre Naciones Unidas.


Es curioso lo que se llega a reflejar en los cristales.


Otra imagen del Queensboro Bridge.


Una imagen con un grande de la carretera europea.


La ONU de nuevo.

Teníamos pendiente del otro día hacerle unas fotillos con un poco más de luz a la estación Gran Central Terminal por fuera, terminada la ONU y de camino a otro parque interesante hicimos una paradita para que posara para nosotros.


Una por dentro del reloj que esta en el mismo centro de las dos diagonales del 
rectángulo de la sala principal.


Desde fuera.

El parque que queríamos visitar está a la espalda de la biblioteca de Nueva York, es el Bryant Park. En esta época del año está plagado de puestecitos y una pista de hielo.


Y como no de otro arbolito.


Y de una fuente.


Y desde una de sus esquinas otro reflejo de uno de los pesados de la city.

Con esto el día no terminó, pero si en cuanto a fotos. Así que con este reflejo nos despedimos hasta la siguiente entrada.

No hay comentarios: