jueves, 3 de marzo de 2016

El MET de Nueva York abre una nueva sección de arte moderno en un edificio singular restaurado

El mayor de los museos de los EE UU y uno de los más visitados del mundo amplía su oferta con un edificio dedicado a arte moderno y contemporáneo. La nueva subsede está instalada en una singular construcción diseñada por el arquitecto de la Bauhaus Marcel Breuer en la avenida Madison de Manhattan. La exposición inaugural se centra en obras dejadadas sin finalizar por los artistas y entendidas como formas de 'hacer visible el pensamiento'. El MET renueva también la identidad corporativa y la sede virtual.


JOSE ÁNGEL GONZÁLEZ. 03.03.2016 - 06:29h Han elegido una etiqueta para redes sociales que lo dice todo: #MetRefresh, el MET se renueva. Uno de los museos más carismáticos del mundo y el más variado de la gran metrópoli de Nueva York, el Metropolitan Museum of Art, emprende un cambio de cara en varios frentes al mismo tiempo: inaugura una subsede para arte moderno y contemporáneo, cambia de identidad corporativa, lanza aplicaciones para dispositivos móviles y modifica el diseño y la estructura de su sede virtual. Fotogalería 7 Fotos Grandes pinturas inacabadas Fundado en 1870 por el esfuerzo común de artistas, pensadores, financieros y políticos con la idea de acercar la cultura a la gente de a pie y famoso por aplicar la norma de paga lo que puedas en el precio de las entradas, el MET es una pinacoteca de proporciones mayúsculas con más de seis millones de visitantes al año —el cuarto museo del mundo en afluencia, con tres veces más personas que, por ejemplo, El Prado—, dos millones de piezas y 17 departamentos especializados, cuatro dedicados a la conservación y uno más al estudio científico de las obras. Tesoros de todas las épocas En la enorme sede central, ubicada en la llamada milla de los museos de Manhattan, al este de Central Park, están a la vista del público tesoros de todas las épocas [guía en línea, en inglés], desde una de las colecciones de arte africano, asiático y de Oceanía más rutilantes de todos los tiempos —cedida a la pinacoteca por el multimillonario Nelson Rockefeller—, hasta las 35.000 piezas del Instituto del Vestido montado con el patronazgo de Anna Winthour, la editora de Vogue en los EE UU. ¿Arte de lienzo y pincel? Sólo tres ejemplos que nos resultan nacionalmente cercanos y que justifican por si solos una visita para calibrar de qué tipo de institución estamos hablando: La apertura del quinto sello, del Greco, una obra deslumbrante que parece 300 años más moderna de lo que dice la historia —fue pintada en torno a 1608—; las Majas en el balcón, uno de los óleos mayores de Goya, y el sobrio Retrato de Gertrude Stein en el que Picasso pintó, en 1906, a una de sus grandes protectoras. En paredes vecinas, piezas icónicas de Vermeer, Van Gogh, Rembrandt, Caravaggio... Competir con el MoMA y el Whitney El Metropolitano, como se le llama para acortar, inaugura ahora una nueva subsede para exponer arte moderno y contemporáneo. El MET Breuer, que abrirá sus puertas el 18 de marzo, será el apéndice que permita a la pinacoteca competir cara a cara con los otros museos de Nueva York dedicados al nicho de la creación actual, sobre todo el MoMA y el Whitney. Aunque no entran en el combate en público, los responsables del MET han visto que, dadas las políticas cada vez más dedicadas al multimedia, la performance y demás excesos del moderneo del par de competidores, acaso exista hueco para el arte moderno pero no aberrante. El arquitecto fue también el diseñador, a los 24 años, de la aún famosa Silla Wassily El nuevo edificio, ubicado en el 945 de la avenida Madison, no muy lejos de la sede central no es una construcción nueva, sino una obra preexistente renovada. Se trata de un inmueble levantado en 1963 según un diseño impactante del arquitecto húngaro-estadounidense Marcel Lajos Breuer (1902-1981), que fue profesor de la escuela alemana de vanguardia Bauhaus, el centro de diseño más influyente del siglo XX, donde inventó a los 24 años los muebles tubulares que hoy pueblan el mundo —entre ellos la notable silla Wassily—, y huyó del nazismo para establecerse y ejercer en Nueva York. Convencido de que los edificios de apartamentos de la zona, el Upper East Side, pronto serían reemplazados por un nuevo skyline de relucientes torres de oficinas e igualmente convencidos de la importancia de la longevidad en la arquitectura, Breuer concibió el proyecto, planteado desde el inicio como un museo de arte moderno —fue la sede, precisamente, del Whitney, entre 1966 y 2014—, como un "santuario sólido y permanente". Edificio 'duro pero apuesto' Descrito como "duro pero apuesto", se trata de un inmueble de tres alturas y grandes frontales de granito gris con leves toques rosados, salpicados de ventanas asimétricas que no revelan casi nada de la actividad interior. El nivel de calle, al contrario, es muy abierto y el lobby, que da paso a un jardín hundido, es visible desde el exterior. El interior es de panelaje abierto y flexible para acoger exposiciones con montajes diferentes. Importancia para el paisaje cultural de Nueva York  "La reapertura del edificio icónico de Marcel Breuer en Madison Avenue representa un capítulo notable en la vida cultural de la ciudad de Nueva York", dice el director y CEO del MET, Thomas P. Campbell. La nueva sede, según la responsable de arte contemporáneo del Met, Sheena Wagstaff, añade que la pinacoteca desea "honrar la historia de este querido edificio y su importancia para el paisaje cultural de nuestra ciudad". 190 obras inacabadas Una de las exposiciones inaugurales será Unfinished: Thoughts Left Visible (Inacabados: pensamientos dejados a la vista), una temática con 190 obras, datadas desde el Renacimiento hasta nuestros días, que fueron dejadas sin terminar, casi siempre de modo consciente, por los artistas. Entre el amplio elenco de creadores de la muestra, que estará abierta entre el 18 de marzo y el 4 de septiembre, aparecen grandes maestros como Tiziano, Rembrandt, Turner y Cézanne, hasta artistas recientes como Jackson Pollock, Robert Rauschenberg y Louise Bourgeois. ¿En qué medida un artista tiene libertad para decidir terminar una obra? La idea de los organizadores es que las obras inacabadas dicen en ocasiones bastante más que las culminadas sobre la forma de trabajar y pensar de los creadores. Desean que los visitantes se hagan estas preguntas: "¿cuándo está una obra de arte terminada?, ¿en qué medida un artista tiene libertad para tomar la decisión de terminarla?, ¿qué impacto ha tenido esta larga trayectoria de osadía en el arte moderno y contemporáneo?". Web 'mejorada' pero no 'relanzada' Para completar la fase de renovación, el MET ha cambiado el diseño de su página web, lanzado aplicaciones para dispositivos móviles y cambiado la identidad corporativa del museo. La sede virtual, que había sido renovada en 2011, no ha sido "relanzada" sino "mejorada", insisten desde la pinacoteca, para hacer más fluida y fácil la navegación por un sitio web con más de 500.000 páginas distintas y una media de tres mil nuevas cada año. Una de las áreas mejoradas en la imprescindible área de consulta de la línea temporal sobre historia del arte.

No hay comentarios: