sábado, 19 de marzo de 2016

La vivienda pública de Nueva York podría estar intoxicando a 400.000 personas

Estados Unidos investiga a la autoridad de vivienda de Nueva York por los niveles de plomo en la sangre de sus residentes, elevados a causa de un tipo de pintura que se prohibió en 1977
El plomo que desprende esa pintura puede provocar consecuencias a largo plazo en la salud física y cognitiva, especialmente en los niños

La aguja del Empire State destaca sobre los tejados de Nueva York. GRACIELA BERRINO
La mayor parte de la vivienda pública de Nueva York se construyó antes de que se prohibiera la pintura compuesta de plomo. GRACIELA BERRINO

El Ministerio estadounidense de Justicia ha anunciado esta semana una investigación sobre las condiciones de salud y seguridad de los inmuebles de la Autoridad de la Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA), que incluye pruebas para demostrar niveles elevados de plomo en la sangre de los residentes. También se está investigando a la NYCHA, cuyos inmuebles alojan a más de 400.000 habitantes de la ciudad, por haber presentado posibles falsas demandas al Gobierno estadounidense en relación con las condiciones de la vivienda pública.
La investigación comenzó en noviembre, cuando la oficina del fiscal Preet Bharara presentó ante el Departamento de Sanidad e Higiene Mental de la ciudad una demanda civil que fue denegada. Este miércoles, la jueza federal Deborah A. Batts ordenó a la ciudad recopilar la información solicitada en relación con "condiciones inseguras, antihigiénicas o insalubres". Nick Paolucci, portavoz de la unidad jurídica de la ciudad, ha afirmado que el Departamento de Sanidad está cooperando con la investigación. Una portavoz de la NYCHA ha preferido no hacer declaraciones.
El plomo es una potente neurotoxina que puede provocar una serie de consecuencias a largo plazo en la salud física y cognitiva, especialmente de los niños. La preocupación social por la contaminación por plomo ha crecido desde que la crisis del agua de Flint (Michigan) se convirtió en noticia a nivel nacional a finales de 2015. Desde entonces, autoridades y expertos han tratado de determinar el alcance que podría tener el problema en todo el país.
El Departamento de Protección Medioambiental de Nueva Jersey trabaja en un informe que indica que se han encontrado niveles de plomo superiores a los normales en unas 250 muestras de agua en las escuelas de la ciudad de Newark en los últimos cuatro años. Los informes que hay ya disponibles muestran más de 50 resultados por encima del umbral aceptable solo el año pasado. Newark, que es la localidad más poblada del Estado, ofrece pruebas de plomo en sangre gratuitas a los padres de los estudiantes del distrito a partir de este viernes.

Cuestionable respuesta de la autoridad de vivienda

En Nueva York, la preocupación por la contaminación no está relacionada con el consumo de agua, sino con pinturas compuestas de plomo que su usaban habitualmente en las viviendas hasta que el Gobierno federal las prohibió en 1977. La gran mayoría de las 328 promociones de vivienda pública de la ciudad se construyeron en esa época, lo que expone a miles de residentes al riesgo de intoxicación.
La NYCHA es técnicamente responsable de la eliminación de la pintura contaminada cuando las viviendas dan resultado positivo en las pruebas. Sin embargo, una investigación del New York Daily News halló en 2013 que la agencia estaba muy atrasada en esas peticiones y que a veces afirma que las pruebas dan negativo mientras las que hace el Departamento de Sanidad dan positivo.
Al igual que la población de Flint y la de Newark, los residentes en vivienda pública de Nueva York son principalmente negros y latinos, y a nivel nacional el problema de la intoxicación por plomo se considera a menudo un ejemplo de racismo medioambiental. Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los niños negros en Estados Unidos tienen el doble de riesgo de intoxicación que los blancos.
La investigación del Departamento de Justicia sobre Nueva York va más allá de la intoxicación por plomo. Analiza una lista interminable de problemas potenciales de salud relacionados con la vivienda, entre los que se incluyen "las filtraciones, los daños por agua, los hongos, el material particulado de la pintura descascarillada de los edificios anteriores a 1978, la pintura con plomo, los roedores e insectos, y todos los documentos que reflejan cualquier respuesta, investigación o evaluación de esas quejas", según el New York Times. La investigación también examina las condiciones de los albergues de personas sin hogar de Nueva York.
Con información de Reuters.
Traducido por:  Jaime Sevilla

No hay comentarios: