martes, 2 de febrero de 2016

Nueva York, la ciudad más cara del mundo para edificar

Los costes son elevados debido al aumento de los precios de los seguros y a la escasez de mano de obra, que aumenta los salarios
Londres ocupa el segundo puesto en el ranking de las más caras y Hong Kong está experimentando un gran crecimiento

Nueva York, Londres y Hong Kong son las ciudades más caras del mundo para construir. Así al menos lo asegura el estudio que analiza los costes de construcción durante 2015 publicado por Arcadis, líder mundial de Diseño y Consultoría para este tipo de activos.
El estudio, realizado en 44 ciudades sobre una muestra de 13 tipos de edificaciones, se basa en una encuesta que analiza los gastos directamente relacionados con los materiales de construcción y los honorarios del contratista. Excluye, por lo tanto, el suelo, los tipos de IVA y los servicios profesionales de consultoría.

Entre las variables que evalúa este índice destacan los valores de la moneda, losprecios de las materias primas, los mercados locales y la disponibilidad de recursos. Ahora bien, para facilitar la comparación entre las ciudades, Arcadis, con presencia en más de 70 países, convierte los costes según la moneda local en una unidad monetaria común.
Según Marcos Uttley, CEO de Arcadis España, el mercado de la construcción de Nueva York es único. "La escasez de mano de obra hace que el coste de los salarios sea elevado", indica. Un segundo factor que hace que esta ciudad sea una de las más caras es el aumento de los precios de los seguros para los constructores: "Se han duplicado en los últimos cinco años, alcanzando hasta un10% del valor total de la construcción", manifiesta el estudio.
Si hablamos de Londres, la segunda ciudad en ocupar el podio de costes constructivos, el informe califica de "desequilibrado" su mercado. "Existe unafuerte inflación de los costes debido a que no hay suficiente oferta", señala Arcadis. "Aunque, por suerte, el precio de los materiales son estables", matiza. Al mismo tiempo, la rápida inflación afecta el coste de la mano de obra y los márgenes de beneficio, lo que significa que es casi imposible de predecir los precios en algunas áreas del mercado.
Hong Kong está experimentando un fuerte crecimiento tanto en el sector público y privado, con una producción récord en 2014. Sin embargo, la escasez de mano de obra ha dado lugar a que los costes constructivos sean más altos y se produzca un retraso en los proyectos.
La única ciudad española presente en el estudio, Madrid, está por debajo de la mitad de la tabla de ciudades más caras para construir. Concretamente ocupa la posición 26. "Además de una tendencia a la baja de los precios de los materiales, impera el bajo coste de la mano de obra", especifica el estudio. "Un segundo factor importante es el hecho de que una parte considerable de las existencias de activos construidos en la capital española han sido absorbidos por los bancos y se venden a precios de descuento a los inversores", continúa. De ello se deriva, según Arcadis, que se perciba una rehabilitación de los edificios existentes en marcha, pero menos proyectos de construcción nuevos. "En tercer lugar", concluye, "la situación política es actualmente un poco compleja, factor que también puede afectar a los precios".
El estudio aporta también algunas predicciones de cara a 2016. Salvo caídas bruscas de los precios del petróleo que ha templado las inflaciones de costes de construcción, se espera que el precio de los productos básicos se mantenga estable, según las previsiones del Banco Mundial, en los cinco años venideros.
Las fortalezas del dólar y la libre esterlina seguirán hasta 2018, lo que coloca a Estados Unidos y los inversores británicos en una posición fuerte, que no notarán, por otro lado, los extranjeros que quieran invertir en estas áreas. "De hecho, la debilidad del euro hace que la zona euro sea un objetivo de inversión muy atractiva", asegura el estudio.
Por otra parte, la Comisión Europea (CE) prevé un crecimiento del sector de la construcción del 2,3% anual durante los próximos tres años. Los principales motores del crecimiento serán Polonia, Reino Unido, Irlanda, España y los Países Bajos. En paralelo, la CE ha puesto en marcha el "plan Juncker", que atraerá a315.000 millones para inversiones en infraestructura.

No hay comentarios: